MONO: seis años después

En Sinsal no solemos repetir grupos que ya han tocado en Galicia. Entendemos que un festival de estas características debe tener entre sus prioridades la presentación de nuevas propuestas, especialmente de artistas que no forman parte del circuito tradicional de conciertos. Sin embargo, cuando surgió la oportunidad de programar a los japoneses Mono pensamos que aquel concierto en el Club Vademécum de Vigo (junto a los catalanes Refree) había sido hace muchos años y este grupo todavía se ajustaba a nuestra filosofía. Mal pensamos en ese momento que las entradas se iban a agotar en unos horas -una vez más nos falla el márketin- o, visto de otra forma, que después de sudar y trabajar tantas giras por todo el mundo, al fín Mono recogían los frutos de un carrera labrada a golpe de conciertos.
Nos alegramos de ello y deseamos que este doble cartel de lujo para inaugurar la extensión de Sinsal en el Salón Teatro de Santiago de Compostela cumpla con todas las expectativas creadas. Ya que en la actualidad Mono son un grupo bien considerado, sólo nos resta llamar la atención sobre sus teloneros de lujo Joe McPhee + Chris Corsano.

Mono construye muros de sonido inmensos, sus in crescendo memorables los acerca al rock progresivo, sus caminos entre el silencio y el ruido son llevados con maestría y dramatismo.
Publican su primer álbum en el 1999 bajo la influencia del post-rock y de bandas noise como Sonic Youth o My Bloody Valentine, comenzando una carrera que los llevará a girar por Asia, Europa y América y los afianzará como uno de los nombres de rock más influyentes de la última década.
A medida que su trayectoria avanza, se abren a nuevas sonoridades, incorporando arreglos orquestales cada vez más complejos, acercándose poco a poco, sin perder intensidad, al minimalismo y a la música contemporánea.
Con su último disco, Hymn to the Inmortal Wind, producido por Steve Albini, presentan una nueva colección de canciones de puro paisajismo sonoro, manejando el sonido, el silencio y los medios tiempos hasta conseguir que este viaje transite con elegancia entre la introspección y la furia eléctrica.
Mono es una banda madura capaz de llevar el rock hacia nuevas fronteras.