El sonido invisible

Fabricando sonidos

Este taller está enfocado a mostrar la historia de la
música (y el sonido) que ha quedado al margen de los
cánones , mostrando técnicas y desarrollos en los
instrumentos asociados, en la gran mayoría de los
casos, a los reductos de la música experimental.

CONTENIDOS

a) Los orígenes de la música electrónica: del
theremin al sintetizador analógico

Comenzaremos mostrando cómo surgieron los primeros
instrumentos electrónicos, poniendo en contacto a los
alumnos con el theremin -el único instrumento que se
toca sin contacto físico- o mostrando de forma sencilla
que si se altera la corriente eléctrica se llega al
fundamento de los primeros sintetizadores musicales.
Contaremos la historia que llevó a estos aparatos desde
el umbral de la música contemporánea, o el sonido en
bandas sonoras de películas, a desempeñar un papel
fundamental en cualquier estudio de producción musical
en la actualidad.

b) Feedback: retroalimentación en la música

La retroalimentación, o los acoples, no ha sido sólo un
problema de los técnicos de sonido a lo largo de la
historia de la música. Mostraremos cómo, desde los
compositores electroacústicos a los músicos de rock
en los años sesenta, se han desarrollado técnicas para
modificar el timbre y el rango dinámico y, así, introducir
estos “errores” en la composición. A su vez,
experimentaremos de forma práctica estos avances
retroalimentando una mesa de mezclas y una guitarra.

c) Sonido y vibración: jugando con la física

La vanguardia musical siempre ha tratado de llevar a
los límites los usos prácticos de los instrumentos
convencionales con el fin de buscar nuevos sonidos.
Invitaremos a los alumnos a participar de forma activa
en el descubrimiento del entramado de la física del
sonido, amplificando pequeños objetos mediante
piezoeléctricos. Mostraremos cómo ciertas frecuencias
emitidas por objetos de consumo (teléfonos móbiles y
reproductores de música) se filtran por las pastillas
electromagnéticas de una guitarra. Aprenderemos a
utilizar las vibraciones de un altavoz para resonar objetos
y darle una nueva vuelta de tuerca a la música.

d ) Improvisación libre

A pesar de la capitalización cultural de ciertas disciplinas
artísticas, por ejemplo la pintura abstracta o el
expresionismo, seguimos teniendo dificultades a la hora
de aceptar el arte sonoro como un estilo de música.
Animaremos a los alumnos a que con la técnicas
aprendidas, improvisen de forma libre y se comuniquen
con sus compañeros mediante un lenguaje basado en
la espontaneidad y la intuición.

Miguel Prado, músico de improvisación y coordinador
del sello Taumaturgia, es el encargado de impartir este
taller.