El instrumento más antiguo del mundo

La voz -y el cuerpo- ha sido el instrumento más antiguo de la humanidad y, todavía hoy, el más acosado por la intransigencia del "sonido bonito".

En Sinsal 2007, sin quererlo, nos ha salido un año casi monográfico a la recuperación/reivindicación de la voz como sonido autosuficiente para construir música. Empezamos, allá en marzo, con Little Annie y, sobre todo, una im-pre-sio-nan-te Baby Dee que nos dejó hipnotizados con su personalísima forma de cantar. Continuamos con un señor que se le rompió la guitarra en el transcurso de su gira y nos pidió con urgencia otra para hacer los "bolos" que le faltaban. Su SMS era claro: "Necesito una guitarra", sin modelos, pautas, marcas. Bonnie Prince Billy lo tiene claro: yo canto, tú me acompañas. Y qué podemos decir de Huun Huur Tu, de sus cánticos guturales, de su pureza acústica, de su sonido limpio, sin ornamentaciones occidentales que empalagan y emborrachan el oído.
Y terminamos -o casi- con dos ejemplos más de sonidos fónicos, personales, intransferibles, a cada cual más especial: Sea & Cake y la inconfundible voz de Sam Prekop y el genial David Thomas Broughton que es uno de los artistas con más talento de los surgidos a este lado del océano -os recomendamos vivamente su concierto-. Será un "broche de oro" a los conciertos "principales "de las cuatro estaciones.