Los públicos de La Escola Sinsal

¿A quién va dirigida La Escola Sinsal?

A todos los públicos, grandes y pequeños, desde los
tres hasta los cien años. Después de realizar muchos
talleres, la característica más destacable de esta
iniciativa es su flexibilidad: en el esquema, horario,
trabajo y, también, en el tipo de públicos. El guión de
los talleres resulta igual de sorprendente a niños,
jóvenes y adultos, hasta el punto que incluso se puede
incorporar como una actividad familiar en la que
padres e hijos disfrutan conjuntamente de esta escuela
nómada.

¿A quién puede interesar La Escola Sinsal?

Creemos que a todos los públicos, profanos y
especializados, grandes y pequeños, profesionales o
aficionados. La Escola Sinsal ofrece otra imagen de la
música, menos teórica, más didáctica, comunicativa y
familiar.

_Para las nuevas generaciones, es un primer contacto
con el sonido analógico: tocar, ver, cortar, experimentar
el sonido fuera del reproductor digital.

_Para los melómanos aportará otra “visión” de unos
de los fenómenos más populares de la historia. ¿Quién
no tiene un reproductor de audio en casa, o en el
coche?, o ¿quién no va a un concierto de verano?

_Para los públicos especializados, músicos y artistas
sonoros, una aproximación a otro tipo de herramientas
e instrumentos de enorme atracción y personalidad.

_Para todas y todos, un viaje a la memoria acústica
de ayer, hoy y mañana.

¿Se pueden mezclar las edades?

En los talleres “específicos” de estudiantes, no sería
conveniente en algunas edades, sobre todo por debajo
de los 12 años. Lo ideal sería establecer diversos
grupos: dos edades en infantil, dos niveles diferentes
en primaria y otros dos en secundaria. A partir de ahí,
los talleres pueden compartir todas las edades y sólo
el perfil del público condicionaría su estructura.

¿Se necesita comprar algún material?

No, la Escola Sinsal es autosuficiente y lleva todo el
material necesario con el que impartir los talleres e
incluso realizar las prácticas. Los únicos requerimientos
son las aulas, mesas, sillas (incluso se puede prescindir
de las mismas) y unos enchufes porque casi todas las
clases utilizan reproductores eléctricos.

¿Hay alguna preparación previa de los alumnos?

No, no es necesaria, aunque si hay músicos o
estudiantes de música, pueden colaborar con sus
instrumentos. Por otra parte, si hay que impartir las
clases a públicos especializados, entonces se
personalizarán los talleres con contenidos más
específicos.

¿Y el idioma de las clases?

Pues el musical. Sorprendentemente, ya hemos
realizado talleres en colegios en los que había alumnos
de intercambio con distintos países (Italia y Francia) y
no hubo problemas de comprensión. Aunque sea un
tópico, la musica (y el sonido) son internacionales.
Además, los profesores de la Escuela Sinsal pueden
acompañar las explicaciones en español (o gallego)
con el inglés.